Datos personales

Mi foto
Hidalgo, Tizayuca, Mexico
Estudios en Administración y pedagogía, profesor de educación básica, participante en diversos procesos político-sociales y convencido de que el país debe de tener una educacion igualitaria, como primer paso de cambio.

22 octubre 2008

JEAN-PAUL SARTRE

JEAN-PAUL SARTRE.
“El infierno son los otros”


“Un ser humano adulto no puede ni debe estar defendiendo sus defectos en hechos ocurridos durante su infancia, eso es mala fe y falta de madurez”.

Jean-Paul Sartre.


Frances, nació en 1905 y murió en 1980, filosofo, escritor y dramaturgo, exponente del existencialismo, rechazo el premio novel de literatura, argumentando que los lazos entre el hombre y la cultura deberían desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones.
Su vida se caracterizo por una actitud militante de la filosofía, se solidarizo con los más importantes acontecimientos de su época, como el mayo francés, la revolución cultural china, y la revolución cubana.
Cuando murió fue rodeado por una gran multitud, unas cincuenta mil personas acompañaron su féretro hasta el cementerio.
Sus principales obras filosóficas son: La Trascendencia del Ego, Esbozo de una Teoría de las Emociones, La Imaginación, Lo imaginario, El Ser y la Nada, El Existencialismo es un Humanismo y Crítica de la Razón dialéctica.
Entre sus obras teatrales están: El Muro, Barioná, el hijo del trueno, Las Moscas, A Puerta Cerrada, La Suerte esta Echada, La Puta Respetuosa, Las Manos Sucias, El Diablo y Dios, El Engranaje y Muertos sin Sepultura.
Algunas otras obras son: La Nausea, Las Palabras, El Idiota de la Familia, ¿Qué es la Literatura? Reflexiones sobre la Cuestión Judía, El Muro, Los Caminos de la Libertad, La Edad de la Razón, El Aplazamiento, La Muerte en el Alma, además tiene algunas obras póstumas.
Durante las décadas de los cuarentas y cincuentas las ideas de Sartre eran muy populares, en 1948 la Iglesia Católica listo todos sus libros en el Index Librorum Prohibitorum.
A pesar de su abrumadora fama mundial, Sartre mantuvo su vida siempre sencilla, con pocas posesiones materiales y activamente comprometido con sus causas hasta el final de su vida.
Sartre rechazo durante décadas la noción de lo inconciente de Freud, argumentaba que era un criterio característico del irracionalismo, Sartre intento un psicoanálisis racionalista que llamo psicoanálisis existencial.
Dicho psicoanálisis se basa en una total autocrítica del sujeto, una “profundización” que elimina la “mala fe”, decía que la “mala fe” es un autoengaño.
Sartre considera que el ser humano esta condenado a ser libre, es decir, arrojado a la acción, y responsable plenamente de la misma sin excusas, concibe a la existencia humana como existencia consciente, el ser del hombre se distingue del ser de la cosa por ser consciente. La existencia del humana es un fenómeno subjetivo, en el sentido de que es consciencia del mundo y conciencia de si.
Para Sartre el humano, en cuanto ser-para-si, es un proyecto, un ser que debe hacer-se, de lo anterior el hombre no es otra cosa que lo que el se hace.
Decía que nuestra esencia, aquello que nos definirá es lo que construiremos nosotros mismos con nuestros actos.
De acuerdo a lo anterior, nosotros somos lo que nos hacemos, ¿Queremos ser un licenciado, un ingeniero o doctor? Entonces tenemos que encaminar nuestra conducta, realizar los actos necesarios para ello, y peor aun, el no actuar, es un acto en si mismo, ¿No queremos ningún titulo académico? Entonces los actos a realizar no estarán encaminados a ello, todo debido a que no podemos dejar a un lado nuestra propia libertad, ya sea para ser o no ser.
Para Sartre, la existencia precede a la esencia, es decir, primero yo me configuro una idea en mi cabeza, por ejemplo, ser estudiante de pedagogía en alguna universidad, yo lo pienso, me configuro esa idea, después de ello, mediante mis actos, se construye en una realidad, existirá como un hecho real y verdadero.
Con lo anterior Sartre da un giro a la filosofía, ya que hasta ese momento todos los filósofos habían preconizado lo contrario, que la esencia precede a la existencia.Con lo anterior Sartre responsabiliza al hombre de la totalidad de sus actos, así en el ámbito pedagógico las frases no deberían ser “el profesor me reprobó”, sino “yo reprobé”, o “no termine mi licenciatura por las circunstancias” por “no termine mi carrera por que realmente no quise”, y “soy licenciado” por “me hice licenciado”, el punto de vista es realmente interesante.